Medir, conocer, controlar ... ahorrar

Noticia

Informe

Medir, conocer, controlar ... ahorrar

23 Agosto, 2014

Por @FranValverdeS

“Luz que apagas, luz que no pagas” a los que tengan unos añitos seguro que recuerdan a la abuela (siempre era la abuela, el abuelo nunca): “niño apaga la luz que gasta”. Después de la abuela, los únicos que nos dan consejos de vez en cuando para ahorrar, son algunas organizaciones de consumidores o algún artículo en prensa o medios digitales, pero ¿Cómo de fiables son?


Consejos, consejos…

La mayoría de ellos son de sentido común y cualquiera podría llegar a esa conclusión sin embargo hay algunos que se han convertido en “leyenda urbana” y otros que decididamente no son siempre ciertos.

Poner lavadora y lavavajillas a tope, usando programas de menor calor (es donde gastan más estos electrodomésticos), acumular ropa para evitar tener que calentar la plancha varias veces, adecuar el diámetro de la cazuela al del fogón de la vitro y cocinar con la tapa puesta, no meter cosas calientes al frigo o congelador son recomendaciones válidas pero a veces nos suponen un esfuerzo que…¿compensa? A priori no lo sabemos porque desconocemos el consumo de estos electrodomésticos y menos aún, la influencia en consumo (y por tanto en dinero) de estos consejos.

Cambiar la iluminación a led, te supone ahorrarte un tercio de tu factura de luz…¿cierto? Va a ser que no. Según estudios del IDAE la iluminación representa actualmente sólo un 4,1% del total del gasto energético, aproximadamente un 12% del eléctrico.  En el mejor de los casos sería un 9-10% y si ya cambiaste a bajo consumo podrías ser de sólo un 2-3%.


Desglose de consumos energéticos para una vivienda según el uso. Fuente: IDAE

El Stand-by de una tele consume mucho y conviene desenchufarla o bien conectarla a una regleta con interruptor y nunca dejarla con el piloto… ¿de verdad? Con la introducción de la TDT ha habido una renovación muy grande en el parque de televisores. Las teles actuales son básicamente ordenadores y se ha ajustado mucho su consumo en stand-by, siendo normales, valores de 0,5 a 1 W lo que supone un gasto anual de… 0,6-1,2 € impuestos incluidos ¿compensa la molestia de desenchufarla a mano?.

Con el tema de Stand-by rara vez se habla de otros electrodomésticos y sin embargo un microondas, una lavadora o incluso una caldera mural de gas pueden tener consumos fantasma mucho más importantes y no se nos dice que los desenchufemos…

Estos ejemplos vienen a mostrar que es necesario conocer para actuar. En los tiempos de la abuela todo era más sencillo, aunque tampoco había muchas alternativas. Ahora disponemos de la tecnología suficiente para poder, con un poco de método y sentido común, conocer para racionalizar al máximo nuestros hábitos, nuestros consumos y los de nuestros electrodomésticos.


¿Quieres ahorrar en tu factura de la luz? Toma nota

1º Antes que ponerte a ahorrar energía, optimiza tu suministro revisando la potencia contratada y evaluando el cambio a una tarifa con discriminación horaria.

Con esto puedes conseguir fácilmente ahorros en tu factura entre un 10 y un 25% (o más) anuales. Lo mejor para ello es que adquieras un monitor de electricidad para realizar el análisis. Puedes echarle un vistazo a la sección de monitores en nuestra tienda  y elegir el modelo que mejor se ajuste a tus gustos o necesidades o ¡pedirnos consejo! En info [at] asociacion-anae [dot] org.

Si no te quieres complicar la vida también podemos hacer el análisis por ti, asociándote con nuestra campaña #ACTIVATE #DESUNESATE en la que además de disponer de un sistema de monitorización, te proponemos consumir energía 100% renovable sin sobrecostes.

En empresas, sean del tamaño que sean, la optimización del suministro eléctrico se ha vuelto imprescindible para aquellas en las que nunca se ha realizado o se hizo hace tiempo, debiendo confeccionarse análisis periódicos al menos una vez al año. Dichos análisis son más complejos que para el caso doméstico, pero los ahorros conseguidos pueden ser muy importantes y, normalmente, sin coste alguno. En este enlace puedes consultar en qué consiste.

2º Analiza cada punto de luz, cada electrodoméstico y en definitiva todo lo que conectes al enchufe.

Esta es la tarea más laboriosa pero que nos va a reportar más información y posibilidades de ahorro de energía y de dinero. Podemos hacerlo mediante monitores individuales como este, o de manera más amistosa y global con sistemas domóticos de monitorización y control como este otro.

Veamos ejemplos reales para una vivienda midiendo y controlando electrodomésticos individualmente y algunas posibilidades de actuación:


Eliminación del Stand-By de una lavadora y cuantificación del coste de uso semanal

Se trata de una lavadora de una marca conocida de 10 años de antigüedad. El suministro eléctrico de la vivienda dispone de Discriminación Horaria. Los hábitos de uso son de 3 ó 4 puestas semanales con programas de 40º y aprovechamiento total de dicha tarifa, realizándose los lavados en los fines de semana.

Lo primero que llama la atención es el Stand-By de la lavadora, que sin ningún piloto ni luz, sólo por el mero hecho de estar conectada, tiene un consumo de 3W:

Se programó el sistema para que cortara la corriente a la lavadora de lunes a viernes en horario punta o “caro” (color azul claro de la gráfica anterior), esto es de 13h a 23h, excepto viernes/sábado y domingos que también se habilita de 21h a 23h para facilitar su programación al día siguiente:

Con ello se permitió realizar lavadas cualquier día de la semana, pero se evitó el consumo inútil en horario punta. Obsérvese en la siguiente gráfica como casi disminuye el consumo en horario pico (azul claro):

Manteniendo esta programación de horario,  ahorramos unos 10 kWh al año lo que supone un coste aproximado de 1,7€ (impuestos incluidos) y evitar emitir del orden de 2,1Kg de CO2 a la atmósfera. No es mucho, pero es un dinero que nos quedaremos nosotros sin afectar a nuestro confort.

Esta monitorización también ha servido para calcular el consumo medio de realizar una lavada: 0,6 kWh. Con ello podemos evaluar el consejo que nos dan de poner la lavadora a carga completa para evitar realizar lavados adicionales:

Si somos descuidados y no realizamos este consejo, podemos estimar que al mes incrementaremos en 2 lavados adicionales, esto es 1,2 kWh lo que al año nos puede suponer 14,4 kWh adicionales que a precio valle resulta en 1,04€ y a precio de tarifa normal (24h al mismo precio) 2,06€ ambos con impuestos  incluidos. Si la lavadora fuera de las que pesa la ropa para ajustar agua y energía, sería bastante menos.

En este caso vemos pues que se ahorra más eliminando el stand-by de la lavadora, que siguiendo el consejo de cargarla a tope. En cualquier caso cada caso es diferente y las medidas ¡no son excluyentes!


¡Sorpresa !

No se debe dar nada por sentado y por ello se debe medir cada aparato que conectas a la red porque, de vez en cuando, te puedes llevar una sorpresa. En nuestro análisis vino de la mano de la caldera mural de Gas Natural. En el periodo de medición ya no se conectaba la calefacción estando operativa sólo para el agua caliente sanitaria. Se trata de una caldera mixta de marca conocida, estanca pero no de condensación y potencia calorífica de 28 kW modulables.

Lo primero que llamó la atención es el elevado gasto eléctrico, siendo el tercero de la vivienda, tras el frigorífico y la televisión. Una vez tomados datos se observó un comportamiento cuando menos “curioso” y es que sin ningún tipo de uso, la caldera consume realmente mucho con valores oscilantes entre los 7Wh y los 30Wh:

Para evitar el consumo inútil de la caldera, se programó el sistema para que cortara la corriente a la caldera de Lunes a Domingos de 1 a 7 de la madrugada y también de Lunes  a Viernes de 9 a 14, horas en las que seguro no se utilizaría el agua caliente:

Si se mantuviera esta programación todo el año, se ahorrarían del orden de 40 kWh al año (y 8,4 kg de CO2), lo que supone un coste de 3,3 € al coincidir con horario valle casi toda la programación o de 5,7 € para una tarifa normal sin Discriminación Horaria.

A la nevera no le gusta el calor

La nevera es el electrodoméstico que más electricidad consume en una vivienda (siempre que no haya calefacción eléctrica, claro) por ello cualquier hábito que tengamos, bueno o malo, repercute mucho en el gasto final. En el caso de estudio, la nevera es de hace unos 8 años y su comportamiento un día cualquiera es el siguiente:

Vemos que cuando abrimos la puerta con cierta frecuencia para coger o dejar cosas, típicamente en las horas de las comidas, se producen picos de consumo por un mayor funcionamiento. Pero ¿Cómo se comporta cuando la dejamos abierta más de lo normal y la cargamos con alimentos no siempre fríos? (caso típico tras realizar la compra):

En este caso tardó 4 horas en recuperar su consumo habitual con unos valores que llegan a alcanzar el 100% superior al normal. La nevera es pues el electrodoméstico que más hay que cuidar y, ahora seguro que sí, seguir las recomendaciones de siempre:

  • Limpiar de suciedad de la parte trasera exterior.

  • Mantener las juntas en perfecto estado.

  • No colocarla junto a fuentes de calor y siempre favoreciendo la ventilación posterior.

  • Evitar la formación excesiva de hielo en el congelador.

  • Evitar abrir la puerta innecesariamente y asegurarse de cerrarla siempre bien.

  • Y muy importante: no introducir alimentos calientes, dejar que se enfríen antes fuera.

Estos son tan solo unos pocos ejemplos de para qué puede servir un sistema de monitorización y control de la electricidad en una vivienda. Cada caso es particular y cada familia/consumidor diferentes por lo que lo aquí mostrado sirve a modo de demostración de posibilidades obteniéndose resultados diferentes para cada uno y seguro pueden encontrarse ahorros en iluminación, plancha, lavavajillas, etc.. Como hemos visto, probablemente no sean grandes cantidades, pero todo suma y muchos pocos forman un gran mucho.

En pequeñas empresas la implantación de un sistema sencillo como el visto puede incluso ser más efectivo y conseguirse ahorros mayores, adquiriendo mayor importancia detectores de presencia, de temperatura e interruptores, ya que con estos se pueden controlar tanto maquinaria, como puestos de trabajo o zonas comunes.

En grandes empresas, las posibilidades, y ahorros, se multiplican aún más pero, normalmente, también será proporcional a la complejidad del sistema a implementar (y su precio) y del posterior análisis, siendo siempre parte de una auditoría energética que debe llevarse a cabo por profesionales cualificados.

En cualquiera de los casos, hasta que no se mide no se conoce y si no se conoce no puede controlarse de manera efectiva y por tanto conseguir ahorros en la factura y, por descontado, beneficios medioambientales.

 

* Todas las estimaciones de costes son con impuestos incluidos y se ha partido de los precios anuales estimados para el PVPC (con y sin DH) existentes en la información sobre mercado eléctrico, disponible en la página de inicio de nuestro sitio web: www.asociacion-anae.org

** Todas las mediciones, gráficas y programaciones aquí mostradas se han realizado con el sistema plugwise
 

Comentarios

Gracias David.
Comprenderás que sólo con los datos aportados no es posible hacer una mínima recomendación puesto que la elección de un sistema de calefacción u otro depende de muchos factores como la calidad de tu edificio (aislamiento), la zona geográfica donde vives o tu exigencias de confort.

En cualquiera de los casos, de tu comentario se deduce que no tienes instalación de Gas Natural (sería lo recomendable para un piso), solamente dependes de la electricidad y si estás pensando en cambiar de sistema es porque el actual no te satisface.

Lo más eficiente sería una bomba de calor, pero tiene la desventaja de que el calor es instantáneo y si usas mucho la calefacción en horario punta podría no compensarte.

Por darte una opinión, quizás lo más interesante sería la combinación de tus actuales acumuladores programados adecuadamente (recuerda que el horario valle en invierno termina a las 12h) con apoyo de dicha bomba de calor en aquellas estancias donde creas conveniente.

Hola, me ha gustado mucho vuestro articulo, os conoci atraves de un programa de radio nocturno, y estoy muy interesado en reducir mi consumo eléctrico. Mi problema principal es la calefacción, tengo cuatro acumuladores eléctricos, y me gustaria saber que sistema de calefaccion me interesaría más, tengo lo que antés se llama tarifa nocturna, cambiar los acumuladores por radiadores de tarifa azul o alguna otra recomendación.
Espero vuestra contestación, un saludo.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Website url
© Asociación ANAE 2012. Todos los derechos reservados.